A 33 años de la sanción de la ley del divorcio: ¿hay más separaciones y menos casamientos?

Muchas parejas jóvenes eligen la unión convivencial antes que al matriomonio.

El 12 de junio de 1987 en Argentina entró en vigencia el divorcio vincular, una ley que dividió al país y que hoy en día se transformó en una norma mucho más corriente y naturalizada.

Desde entonces, fueron muchas las parejas que se animaron a separarse de manera legal y sencilla, aunque muchas otras debieron enfrentar largos litigios judiciales.

Con esta revolución, y con el avance además de la sociedad, poco a poco el matrimonio empezó a perder importancia, y hoy en día es más común separarse que casarse; al mismo tiempo que los jóvenes suelen hacer uniones convivenciales en lugar de apostar al matrimonio.

Imagen

De hecho, en la ciudad de Buenos Aires durante el año 2017, por cada cien casamientos realizados en la capital del país, se registraron 65 divorcios, una cantidad inferior a la que dejaban los doce meses anteriores, cuando los que se separaron fueron 78 parejas por cada cien uniones matrimoniales.

Sin embargo, según datos del Instituto de Estadística y Censo del Gobierno porteño, el 2018 anuló cualquier optimismo, ya que la cantidad de divorcios porteños creció un 41%.

En Mendoza, los datos más recientes hablan también de una caída en la tendencia a casarse: en 2018 las bodas bajaron un 17% en relación a la década precedente ya que si 6.771 parejas habían dado el sí en 2008, fueron 5.623 las que hicieron lo propio en 2018, incluidas 73 parejas del mismo sexo que ese año se unieron legalmente en matrimonio.

Imagen

En ese sentido, desde que se aprobó el 15 de julio de 2010 la ley 26.618 del “matrimonio igualitario”, hasta 2018, contrajeron enlace en Mendoza 333 parejas, aunque no parece ser la norma general en todo el país, ya que las estadísticas de la ciudad revelaron que hubo un 29% menos de bodas legales en total, debido a que en 2018 se casaron apenas 1.437 parejas, mientras que en 2009 hubo 2.038 nuevos matrimonios.

Esta situación puede explicarse debido a las múltiples opciones que existen hoy en día, ya que en lo que respecta al crecimiento de parejas que viven juntas en concubinato, se sumó además la figura legal denominada “unión convivencial”, donde los convivientes para cancelar la unión solo uno de ellos le debe mandar al otro una carta documento o presentarse ante un escribano para informar el final del vínculo.

Imagen

En otras provincias, la situación es más estable. Uno de esos casos es el de Río Negro, donde anualmente hay alrededor de 2 mil uniones en toda la provincia. Del mismo modo, en Rawson, capital de Chubut, el año pasado hubo 105 casamientos, 73 registrados en la oficina del registro civil y los restantes fuera del despacho.

Por su parte, en la provincia de Jujuy el año pasado se registraron 1781 matrimonios, mientras que los trámites de divorcios fueron 327. En Entre Ríos, en los primeros meses del año se registraron 696 matrimonios y 458 divorcios; mientras que entre 2017 y 2019 el promedio fue de 3.490 matrimonios y 2.364 divorcios por año.

 

Ultimas publicaciones