Salta – Por malos tratos, Pablo Rangeón se quedó sin defensor

El diseñador de moda Pablo Marcelo Rangeón, imputado por el delito de abuso sexual en perjuicio de seis mujeres, una de ellas menor de edad, se quedó sin representante legal luego de que el doctor Roberto Reyes presentara su renuncia ante el Ministerio Público Fiscal (MPF), argumentando haberse sentido “afectado por el trato recibido” por parte de quien hasta hace poco era su defendido. En ese sentido, el letrado, de vasta trayectoria en el mundo de las leyes, se sintió “violentado moralmente” y no pudo continuar con la defensa técnica del imputado.

La renuncia del doctor Reyes no pareciera llegar en el mejor momento del proceso judicial que afronta el diseñador salteño desde hace un tiempo, imputado por el delito de abuso sexual contra seis mujeres, una de ellas menor de edad. El fiscal que actúa en la causa, Rodrigo González Miralpeix, de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, solicitó hace unos días al Juzgado de Garantías actuante elevar la causa a juicio contra el diseñador de modas salteño.

En lo que respecta al doctor Reyes, como defensor de Rangeón en un comienzo y como parte de sus primeras acciones desplegadas, logró obtener el beneficio de la prisión domiciliaria, situación que no tardó en cambiar tiempo después ya que revocaron el arresto domiciliario y la prisión preventiva que pesa sobre el imputado volvió a efectivizarse tras las rejas.

Hasta anoche, si bien había algunos nombres que daban vueltas como posibles defensores de Rangeón en el legajo no se incorporó oficialmente a nadie.

La imputación

Pablo Rangeón fue imputado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado en perjuicio de S.G., abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de C.F.R., abuso sexual con acceso carnal y estafa en perjuicio de P.J.P., abuso sexual simple en perjuicio de M.L.B., abuso sexual simple continuado en perjuicio de M.P.G. y abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de C.A., todo en concurso real.

El accionar delictivo del acusado se corrobora con las denuncias de las seis víctimas, que fueron ratificadas en la Fiscalía, declaraciones testimoniales e informes psicológicos de las víctimas, que dan cuenta de los indicadores de experiencias traumáticas compatibles con una vivencia disruptiva en la sexualidad de las mismas.

A su vez, el accionar del imputado fue corroborado por el informe psicológico, que dio cuenta que su mundo pulsional interno -es decir, aquello instintivo que lo empuja a desenvolverse-, es capaz de salirse de control, desviarse, en especial cuando lo afectivo y emocional están en juego.

Ultimas publicaciones