Argentina – VIDEO: La médica Chinda Brandolino advierte sobre el grave riesgo del contenido de las vacunas

Mediante Magnetoterapia se comprueba que hay grafeno en la vacuna. La persona que tiene grafeno es un emisor y un receptor de ondas radiales, por eso no deben hacerse las personas vacunadas una resonancia magnética en al menos 6 meses.

 

¿Es el fenómeno de los imanes que se pegan en los vacunados de COVID una evidencia de que la vacuna lleva nanopartículas magnéticas? La Dra. Brandolino demuestra que es Grafeno, mineral derivado del carbono que al contacto con el calor deviene en magnético. Al ser un emisor y un receptor el cerebro del vacunado puede ser objeto de una mente colmena, sujeto a un emisor externo.
Claramente, hay algo que se transforma en magnético en el brebaje inyectable contra el COVID que está causando que estos imanes se peguen. Jim Stone relaciona este fenómeno con el hecho de que algunas clínicas médicas han aconsejado a los pacientes que esperen de 6 a 10 semanas después de la inyección de COVID antes de hacerse una resonancia magnética.

Las siglas MRI significan Medical Resonance Imagery y, para los que no lo sepan, consiste en utilizar un campo magnético y ondas de radio generadas por ordenador para crear imágenes detalladas de los órganos y tejidos de tu cuerpo. Hay que tumbarse en una cámara mientras se realiza el procedimiento.

“Ahora he confirmado que la inyección probablemente contiene nanobots, porque se supone que debes esperar de 6 a 10 SEMANAS después de la inyección antes de hacerte una resonancia magnética, muy probablemente porque los nanobots tienen que dispersarse o (de lo contrario) la resonancia te destrozaría el brazo…”

Ultimas publicaciones