Cristina ya diseñó su esquema de poder en el Senado

Podría elegir a la presidencia provisional y a los principales cargos de la Cámara con su gente de confianza.

Las nóminas intercalaron los elegidos de los gobernadores con militantes de La Cámpora, quienes si Alberto llega a la Casa Rosada seguirán las instrucciones impartidas por Cristina Kirchner desde el Senado. El principal esquema es la presidencia provisional, tercer lugar en la línea de sucesión presidencial y con la misión de presidir la sesiones cuando el Presidente viaja al exterior y su vice debe firmar los decretos. Sería ocupada por Anabel Fernández Sagasti.

Si Cristina se queda con la presidencia provisional en el PJ pedirían la presidencia del interbloque. Pero no discutirían las secretarías de La Cámpora, reservadas para gente de su confianza.  Sin el peronismo creen que la presidencia provisional será para Oscar Parrilli, secretario de Cristina desde sus últimos años como presidenta y senador electo por Neuquén en 20 días si se reeditan los resultados de las primarias.

El elegido de Cristina para controlar la casa era Jorge Capitanich y si bien sería senador electo en octubre, si este domingo también se consagra gobernador de Chaco le dejará su banca a Antonio Rodas. Otros camporistas que aterrizan en diciembre son el rionegrino Martín Doñate, la entrerriana Stefanía Cora y los fueguinos Martín Rodríguez y María Eugenia Duré.

En el Congreso agitan el fantasma del retorno de Carlos Zannini, al neuquino Marcelo Fuentes, que en diciembre le deja su banca a Parrilli; y a la santacruceña Virginia García, senadora hasta 2017 y asesora de Cristina desde su retorno a la vida parlamentaria.

Aun después de la aplastante victoria de agosto, los senadores más cercanos a los mandatarios provinciales insisten con su idea de hacer un interbloque con los K para mantener una cuota de autonomía.

Con estos aliados ya alcanzaría quórum propio para manejar el recinto a gusto y dejar las discusiones más relevantes puertas adentro. Pero con una certeza: no habrá leyes posibles si Cristina y sus discípulos se oponen, en un Senado que ya no será el mismo.

Fuente: La Política Online

 

 

Ultimas publicaciones

Comentarios