La jueza que lleva el caso por la expropiación de YPF en los Estados Unidos evaluará si el proceso puede hacerse en Argentina

Loretta Preska, la magistrada de primera instancia del distrito sur de Manhattan, encabezó la primera audiencia del juicio en Nueva York. Los detalles de un encuentro tenso, “pero respetuoso”.

Hoy se vieron las caras. El reclamo lateral sobre jurisdicción de la causa llevó varios años, pero la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos finalmente prefirió ni siquiera analizar el tema. Los abogados del Estado argentino y de YPF –y los bufetes que los representan– y los de Buford Capital, el estudio que cotiza en la bolsa de Londres y que compra litigios importantes en todo el mundo (por eso muchos lo comparan con un “fondo buitre”), se encontraron este mediodía en el estrado de Loretta Preska, la jueza de primera instancia del distrito sur de Manhattan. La demanda es por expropiación de YPF durante el kirchnerismo y podría costarle al Estado hasta USD 3.000 millones.

La reunión duró poco más de una hora y ahora la jueza dio unos días para que las partes argumenten sobre lo que la ley estadounidense define como forum non conveniens. O sea, se reconoce la competencia de Preska, pero ella misma va a analizar si otro magistrado no puede hacer mejor el trabajo.

“Fue una muy buena reunión. El forum non conveniens es uno de nuestros argumentos centrales y la jueza lo va a analizar. Las partes van a contestarme sobre la cuestión con presentaciones, habrá un ida y vuelta y en unos días definirá qué hacer”, le dijo a Infobae uno de los presentes en la audiencia. “Confiamos en Preska plenamente”, aseguró y recalcó que la audiencia transcurrió por “carriles normales, fue una audiencia típica”.

“Fue tenso y duro el encuentro, pero porque hay muchas cosas en juego, pero siempre dentro de la normalidad”, dijo otra fuente vinculada a la defensa del Estado

Los argumentos iniciales de los demandantes y las defensas quedaron expuestos esta semana con distintas presentaciones previas al encuentro de hoy. En resumen, Burford quiere un “juicio sumario”, consideran que ya se discutió demasiado y que la jueza debe resolver.

La postura de YPF y del Estado –que encabeza el procurador del Tesoro Bernardo Saravia Frías– es más compleja. La empresa presentó el martes un escrito de 20 páginas con 17 argumentos, y el Estado fue más extenso: negó 85 argumentos de Burford y presentó 15 puntos en los que basa su defensa, en un escrito que firmaron Maura Barry Grinalds, Boris Bershteyn y Michael D. Moritz, del estudio neoyorquino Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom.
Ambas partes locales pretenden que el caso se resuelva en Argentina.

Aseguran que como buena parte de los vericuetos de la expropiación, la inversión local y cuestiones estatutarias se basan en la ley local, es mejor que lo trate un juez argentino. Ese, como lo explicó Infobae en exclusiva hace unas semanas, es el eje de la doctrina del forum non conveniens.
También afirman que hay testigos directos que están imposibilitados de viajar a EEUU, en alusión clara a Julio De Vido, hoy preso en el penal de Marcos Paz. El ex superministro del kirchnerismo fue el interventor de YPF durante la expropiación y la negociación con Repsol, el accionista mayoritario con cuyas acciones se quedó el Estado nacional.

El equipo que condujo De Vido le pagó a Repsol y decidió no acordar con los tenedores de acciones minoritarios. Dos de ellos son los que encabezan el juicio representados por Burford.

Ultimas publicaciones

Comentarios