Salta cuenta con un dispositivo exclusivo para la problemática del suicidio

Se trabaja en forma interdisciplinaria en el abordaje de la problemática, asistiendo a personas en riesgo y su grupo familiar.

En el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, la Secretaría de Salud Mental y Adicciones dependiente del Ministerio de Salud Pública destaca la importancia de la detección temprana de la problemática y la prevención a través de un abordaje intersectorial e interinstitucional, que involucre a todos los actores sociales.

El lema de este año es “Crear esperanza a través de la acción”, con lo que se pretende reforzar la idea de que existen alternativas a la problemática del suicidio y brindar esperanza a quienes están viviendo circunstancias difíciles.

Prevención y Asistencia

La Secretaría de Salud Mental y Adicciones cuenta con el programa GUIAF, aprobado por resolución ministerial como Grupo Interdisciplinario de Abordaje Familiar en Episodios de Suicidio o Intento de Suicidio.

Funciona en el centro de salud N° 63 Dr. Roberto Nazr, ubicado en avenida Sarmiento 655, en el horario de 8 a 14.

Este servicio brinda asistencia a través del teléfono 0387 4213387. A esa línea también se puede solicitar turno para atención presencial. En casos de urgencia, se debe llamar al Sistema de Emergencias 911.

Los profesionales también brindan asistencia telefónica y realizan seguimiento a los pacientes.

El acceso al programa es mediante presentación espontánea o por derivación de otras instituciones, como el Servicio de Emergencias 911, ministerios de Desarrollo Social, Educación, Derechos Humanos y Justicia, Poder Judicial y otros efectores de servicios sociales y sanitarios.

Se brinda apoyo, contención y fortalecimiento a personas en riesgo propio o que hayan vivido un evento de suicidio o intento por parte de algún familiar.

Desde este dispositivo se desarrollan acciones tendientes a promover la salud mental y a intervenir tempranamente en conductas de riesgo en relación al suicidio, autolesión e ideación suicida.

La tarea se lleva a cabo de manera personalizada, articulando posteriormente con las redes sociosanitarias, con el fin de asegurar el adecuado ingreso de las personas a los servicios de salud mental en la provincia.

Los profesionales del GUIAF, efectúan una valoración de riesgo del paciente, como también de los recursos protectores, su entorno familiar y social, trabajando en pautas de alarma, acompañamiento y sugerencias terapéuticas.

Para el abordaje psicosocial, el Programa cuenta con un dispositivo sanitario móvil, con el cual se efectúan intervenciones como entrevista de contacto, en la que se realiza la valoración de situación y recursos favorables y predisponentes, se brindan pautas preventivas, se articulan acciones con la red sanitaria o institucional y se establece contacto de seguimiento.

Vigilancia Epidemiológica

La Secretaría de Salud Mental y Adicciones desarrolla un Proyecto de Vigilancia Epidemiológica en eventos de Intentos de Suicidio y Suicidios, con lo cual la provincia de Salta es pionera en la vigilancia epidemiológica de esta problemática.

Los datos con los que se trabaja corresponden a todos los eventos reportados por los servicios de emergencia, guardia, consultorios externos e internados de los hospitales y centros de salud de capital e interior.

El objetivo de este proyecto es optimizar las acciones de prevención, conociendo la realidad epidemiológica de la provincia, a fin de proporcionar un abordaje y contención específica del sujeto y de los familiares en el momento oportuno, asegurando su inclusión en la red sanitaria y procurando el seguimiento de los casos.

Hablar del problema

El suicidio es un problema de salud pública importante, pero a menudo descuidado, rodeado de estigmas, mitos y tabúes. Cada caso de suicidio es una tragedia que afecta gravemente no sólo a los individuos, sino también a las familias y las comunidades.

Cada año se suicidan casi un millón de personas, lo que supone una tasa de mortalidad mundial de 16 por 100.000, o una muerte cada 40 segundos, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

En los últimos 45 años, las tasas de suicidio han aumentado en un 60% a nivel mundial. Esta problemática es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años.

Alrededor del 79% de los suicidios en las Américas ocurren en varones. La tasa de suicidio ajustada por edad entre los varones es más de tres veces superior a la de las mujeres.

El suicidio es la tercera causa de muerte entre los jóvenes de 20 a 24 años. Las personas de 45 a 59 años tienen la tasa de suicidio más alta de la región, seguidas por las de 70 años o más.

El suicidio implica un proceso y en cualquier etapa es posible intervenir con prevención, cuya base es la escucha.

Algunas señales de alarma, que pueden dar las personas que atraviesan una situación de riesgo, son las que permiten la intervención en aras de la prevención. Se sabe que, quien intenta suicidarse pretende acabar más bien con el sufrimiento psicológico–emocional y no con la propia vida.

Ultimas publicaciones