Noruega cambia la guía de vacunación tras el fallecimiento de 23 personas después de vacunarse

Parece que lo de la vacuna contra el virus chino no era tan seguro como se nos ha querido hacer ver desde un principio porque países como Noruega ya empiezan a recular debido a las consecuencias que esas vacunaciones están provocando en varias personas.

Según informa ‘The Epoch Times‘ han sido 23 las personas fallecidas en Noruega tras recibir la vacunación. De esas 23, las autoridades sanitarias ya habrían confirmado que hay 13 de las que se tiene la certeza que la muerte les podría haber sido provocada, directamente, por los efectos secundarios de las vacunas”. En este caso, la vacuna utilizada es la de ARNm de Pfizer y su socio BioNTech.

Esto ha provocado que Steinar Madsen, portavoz de la Agencia Noruega de Medicamentos, haya declarado ante la prensa que “las personas con una salud débil probablemente no deberían vacunarse”. Llama la atención que con lo estudiado que debería estar un asunto tan delicado como lo es el de las vacunas, se tenga que llegar al extremo de tener que ver cómo hay gente que se muere para tomar este tipo de decisiones.

Estamos por apostar que los fallecidos son, en su mayoría, ancianos que viven en residencias que son, tal y como ha sucedido en otros países, los primeros a los que se les ha vacunado parece que como conejillos indias, tal y como reconocía el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, sin pudor ni remordimiento alguno.

Lo que se está haciendo con los ancianos en toda Europa, sobre todo con los que viven en residencias, es absolutamente demencial y los responsables políticos deberían pagar por ello. Es absolutamente miserable.

Ultimas publicaciones