Salta – Allanaron ocho centros médicos y crece el escándalo por la presunta venta de plasma

Crece el escándalo en Salta por la presunta venta de plasma para pacientes con coronavirus. Ocho establecimientos médicos de la ciudad, entre ellos varias clínicas, fueron allanados por orden de la Justicia Federal, en el marco de una investigación abierta por el delito de fraude con ese insumo.

Los procedimientos fueron ordenados este martes por la jueza federal de Garantías, Mariela Giménez.

Personal de Gendarmería Nacional realizó los operativos en ocho centros médicos privados y en las instalaciones de la firma Hemo Salta SRL de la capital provincial.

Fue por la investigación abierta ante el presunto delito contemplado en el artículo 91 de la Ley 22.990, conocida como Ley de Sangre, consignó la agencia Télam.

Dicha norma establece penas de prisión de seis meses a cinco años y multas que van de los $10 mil a los $500 mil para el que “intermediare comercialmente y/o lucrare en la obtención, donación, clasificación, preparación, fraccionamiento, producción, almacenamiento, conservación, distribución, suministro, transporte, actos transfusionales”, en este caso de plasma para el tratamiento de Covid-19.

El caso comenzó como actuaciones preliminares por la fiscalía provincial, el 2 de octubre, a partir de un informe de la División de Falsificación y Adulteración de Fármacos de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal, que advirtió sobre sospechas en torno a la firma Hemo Salta SRL, dirigida por el médico Martín de la Arena. Este profesional era simultáneamente director del Centro de Hemoterapia Regional de Salta, un organismo público.

Desde la Fiscalía Federal se requirió a dicha unidad la remisión de lo actuado, en virtud de que la presunta infracción es de competencia federal.

Ya se había avanzado con la imputación en contra del médico De la Arena por el delito de “fraude a la administración pública” en grado de tentativa.

Esto ocurrió luego de que se estableció que la firma que él dirigía se hallaba habilitada para la realización del Servicio Transfusional Hospitalario, siendo a la vez prestador de la obra social Instituto Provincial de la Salud (IPSS).

En ese carácter, dicha empresa habría solicitado el pago de prácticas de transfusión de plasma -plasmaferesis- por un valor mayor al código nomenclado vigente. La suma requerida por cada aplicación alcanzaría los $ 30.000, cuando el costo establecido por el IPSS era de $ 4.600.

Ultimas publicaciones

Translate Page
Click Here