Argentina – Se agravan las emergencias populares

El 21 y 22 de noviembre se realizó una reunión del Comité Central del PCR. Se reafirmó la justeza de la línea trazada desde el inicio de la pandemia y el orgullo del papel jugado por los militantes del PCR y su JCR en todo el país.

1. Crece el hambre y las necesidades del pueblo

La reunión del Comité Central (CC) se realizó en medio de grandes luchas y un creciente protagonismo popular. Con un gran papel y el enorme esfuerzo de los militantes del PCR-PTP y su JCR, la CCC y los Cayetanos, la FNC, Ni una piba ni un pibe menos por la droga, las trabajadoras y los trabajadores de la salud y demás organizaciones en las que participamos.

Las obreras y los obreros de Mondelez (Terrabusi), con su Comisión Interna a la cabeza y sus asambleas, llevaron adelante una larga pelea por sus condiciones sanitarias y su paritaria. Con paros y bloqueos a los accesos fueron ganando para esa línea a otras fábricas de la alimentación. Así consiguieron en estas paritarias un 32% de aumento hasta marzo y un bono de fin de año. Muestran el camino para enfrentar a patronales que no garantizan las medidas sanitarias, despiden a los contagiados y recortan salarios. También los trabajadores de Acindar de Villa Constitución pelean reabrir sus paritarias frente a la insuficiencia del bono que firmó la UOM.

El 13/11 las mujeres y las organizaciones sociales protagonizaron en todo el país una gran jornada con movilizaciones por tierra, techo y trabajo. El 17/11 hubo movida en todo el país y al Congreso por la aprobación de la ley de impuesto a las grandes fortunas. El 19/11 los jubilados y pensionados del MIJP-CCC marcharon al Puente Pueyrredón por la recuperación de sus haberes con un aumento del 15% y que la fórmula de sus aumentos tenga un piso que no sea menor a la inflación. El 20/11 la CCC recordó 26 años de lucha de trabajadores ocupados, desocupados y jubilados, recuperando el clasismo del Cordobazo y las Agrupaciones 1° de Mayo, y recordando a su líder histórico René Salamanca. Compañeros de todo el país reafirmaron el compromiso de seguir a la cabeza de la lucha contra la pandemia y para que el ajuste lo paguen los que “la levantaron con pala durante el macrismo” y no lo siga pagando el pueblo.

Por delante hay desafíos. La pandemia sigue azotando en todo el país. Llevamos 1.370.000 contagiados y más de 37.000 muertos, y todavía es incierto hasta cuándo durará. Crece el hambre por la inflación y por la baja de la distribución de alimentos. Sigue la pelea en las paritarias por salarios y condiciones de trabajo. Crece el repudio y las movilizaciones enfrentando la violencia contra las mujeres y el reclamo por el aborto legal, seguro y gratuito. La situación de las masas amenaza con ser explosiva hacia las fiestas si no hay respuestas a los reclamos más urgentes.

 

2. El enorme esfuerzo de miles de luchadores

El CC valoró la justeza de la orientación trazada en sus reuniones de enero y de marzo, donde trazó su orientación para enfrentar la pandemia. El CC reafirmó que dirigimos el golpe principal contra el macrismo y los poderosos grupos del poder que están atrás. Seguimos integrando el Frente de Todos, con nuestras posiciones. Apoyamos las medidas del gobierno a favor del pueblo, y criticamos las que no estamos de acuerdo. Y encabezamos las luchas por las necesidades del pueblo, para que no siga pagando las crisis: que la paguen los que juntaron y juntan la plata con pala con Macri: cerealeras, petroleras, mineras, bancos, exportadoras, latifundistas, etc.

También sigue siendo válida la resolución del CC de marzo 2020: la pandemia y el hambre eran y siguen siendo la emergencia principal, a las que hay que destinar todos los esfuerzos sanitarios y financieros.

Luego del gran triunfo derrotando al macrismo con el Frente de Todos, el nuevo gobierno tomó medidas positivas para la pandemia y el hambre. Valoramos esas medidas y repudiamos la campaña reaccionaria, de odio a los pobres, del macrismo y los multimedios del sistema.

El PCR y las organizaciones que integra, junto a miles de luchadores, estamos a la cabeza de la lucha contra la pandemia y el hambre, promoviendo el protagonismo del pueblo con los comités de crisis, desde abajo hacia arriba, en los barrios, empresas, lugares de trabajo y zonas rurales.

 

3. Una oleada de luchas sacude a Latinoamérica

Luego de jornadas de lucha, una masiva pueblada en Guatemala sacudió los cimientos del gobierno corrupto y reaccionario de Giammattei, adueñándose de la Plaza Central con el reclamo de su renuncia. Una brutal represión provocó como respuesta la quema del Congreso, frente a la falta de medidas sanitarias para frenar la pandemia y la crisis social, con 60% de pobres, y la mitad de los niños de menos de 5 años desnutridos.

Sigue la gran lucha del pueblo peruano que ya forzó la renuncia de tres presidentes. El pueblo chileno sigue con la guardia alta la lucha contra el gobierno reaccionario de Piñera. También lucha el pueblo colombiano contra el gobierno fascista de Duque. El pueblo brasileño castigó en las elecciones municipales al fascista Bolsonaro.

Bolivia ya tiene su nuevo gobierno y Evo Morales volvió a su patria, después de la lucha popular que derrotó en las calles y en las urnas a terratenientes y proyanquis golpistas.

Una oleada de luchas sacude América Latina y nos hermana. Así conquistamos la independencia. Así luchamos contra las invasiones y golpes de Estado del imperialismo yanqui y los ingleses.

La derrota del fascista Trump, padrino de los gobiernos reaccionarios, y la crisis política en Estados Unidos, fortalece la lucha popular, sin ilusiones por el cambio de gobierno en un imperialismo que nos trata como “patio trasero”.

Los imperialismos chino, ruso y europeos tratan de aprovechar la situación. Está en cada pueblo forjar las fuerzas antiimperialistas y antioligárquicas, con las que el pueblo protagonice un camino liberador.

 

4. Que paguen los que juntaron la plata con pala

El punto central para la clase obrera y el pueblo es que la crisis no se siga descargando sobre sus espaldas.

La pelea por la Ley de Techo, Tierra y Trabajo va siendo tomada en sus manos por miles en todo el país. Amplios sectores populares se pronuncian a favor y ya cuenta con la firma de más de 30 diputados nacionales y el apoyo de concejales, concejos deliberantes, legislaturas de provincias como en el Chaco e intendencias.

La aprobación del impuesto a las grandes fortunas presentado por la bancada del Frente de Todos en Diputados, y el anunciado envío del proyecto de legalización del aborto por parte del gobierno nacional son triunfos de la lucha popular.

Al mismo tiempo el gobierno acordó con los bonistas y ahora negocia con el FMI que viene con sus conocidas recetas de ajuste. Atiende reclamos de sectores que se han llenado los bolsillos aún con la pandemia como las petroleras, los bancos, las cerealeras, etc.

El gobierno acordó con las petroleras el precio de 45 dólares el barril cuando el costo es de 7,6 dólares. Esta semana aumentaron la nafta un 2,5%. Es un brutal subsidio que paga el pueblo. Volvió atrás con la expropiación de los estafadores de Vicentin, en lugar de avanzar en el necesario manejo de las exportaciones agrarias. También dio beneficios a grandes terratenientes y monopolios de los “agronegocios”, y negocia con China las “granjas porcinas”: así liquidará a los pequeños y medianos productores agrarios.

El gobierno y no pocas direcciones sindicales avalaron aumentos por debajo de la inflación que hacharon los salarios. Eliminó el IFE, los $10.000 para millones de familias que no reciben ninguna ayuda social. Eliminó los ATP que contribuían a los salarios de más de dos millones de trabajadores y ayudaban a alrededor de 300.000 Pymes. Y estableció una fórmula para los aumentos de jubilaciones por debajo de la inflación y que no recupera lo que ya perdieron.

A partir de enero suben las tarifas, con las que los monopolios de servicios mantienen los precios de saqueo que les dio Macri.

Después de luchar cuatro años en las calles, el Frente de Todos fue el instrumento que tomó el pueblo argentino para sacarse de encima la política de hambre y entrega nacional del macrismo y dejar de ser el que paga con sus sufrimientos la fiesta de los poderosos. No para sufrir más ajustes.

El gobierno va cediendo al chantaje de monopolios y latifundistas que operaron la corrida al dólar. También, en las negociaciones con el FMI, cedió al chantaje de la horca financiera con la deuda fraudulenta e impagable. Cedió a los que hundieron el país en las crisis que castiga al pueblo y la Nación.

Estos sectores son los que se burlan de la lucha contra la pandemia. Son los que desgastan al gobierno y tratan de paralizar al Congreso. Los que preparan un golpe de Estado, como se vio con el intento de armar una dirección paralela con “retirados” de la fuerza militar y policial. No es cediendo a sus presiones como se unirá al pueblo para enfrentarlos en sus pretensiones de volver al gobierno.

 

5. Fortalecer al PCR para abrir un camino liberador

Desde el Frente de Todos, del que formamos parte, decimos que no hay salida de las crisis por el camino de un nuevo ajuste. El único camino favorable al pueblo y a la Nación es hacerle pagar la crisis a los que se llevaron la plata con pala con Macri, y suspendiendo el pago de la deuda externa, para investigarla, no pagando la que es fraudulenta y pagando la que es legítima.

El pueblo argentino no quiere volver atrás, quiere avanzar. El PCR y su JCR, y las fuerzas que integramos, encabezando las luchas, peleamos para que el pueblo siga siendo protagonista. Escuchamos y partimos de la experiencia que hacen las masas e impulsando entre ellas una CCC que pelea en serio la democracia grande de los cuerpos de delegados, comisiones internas y asambleas, en cada lugar de trabajo. En cada barrio organizando los comités de crisis, los desocupados, las mujeres, los mayores y los jóvenes. Entre el campesinado pobre y medio, con los originarios en sus comunidades y en los barrios; entre los estudiantes y los intelectuales. En todo el país.

El PCR y su JCR, y las organizaciones en las que participamos, crecieron y ganaron prestigio. Estamos en condiciones de dar un nuevo salto en la acumulación de fuerzas. El CC acordó impulsar desde ahora una campaña de afiliación, ofreciendo un puesto de lucha y un lugar de discusión política en círculos de lectores. Y una campaña de reempadronamiento y organización en organismos, recuperando a compañeros que aún no hemos podido organizar.

Crecer y fortalecer al PCR para afrontar la dura pelea contra la pandemia, el hambre y demás emergencias sociales. Dar un salto en la construcción de una fuerza de vanguardia, para que el pueblo sea protagonista de la lucha que abra un camino para acabar con la dependencia, el latifundio y el Estado que los sostiene. Y construir la patria nueva, donde los trabajadores y el pueblo decidan qué se produce, cómo se produce y cómo se distribuye lo que se produce.

 

Escriben Jacinto Roldán y Ricardo Fierro

Ultimas publicaciones