Internacional – Advierten una posible invasión de EE.UU hacia Venezuela: Tendría como cómplice a Colombia

Para los primeros días de junio se anuncia el arribo de la “Brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad, Sfab”, de las Fuerzas Armadas de EE.UU., otro juego de siglas muy en el tono eufemístico de los gringos, que no es más que un grupo de tropas intervencionistas y violadoras de nuestra soberanía nacional.

Aunque algunos sostienen que es un grupo élite de “solo 50 asesores”, analistas informados –como León Valencia– denuncian que se trata de 800 militares, que se sumarán a las siete bases militares diseminadas a lo largo del territorio colombiano, dizque para “combatir el narcotráfico”.

Todo indica que llegan es a reforzar la conspiración contra la República Bolivariana de Venezuela, en la que están comprometidos el gobierno de Iván Duque, las clases dirigentes del establecimiento y sus medios de comunicación serviles.

Ese grupo de invasores no tiene otra explicación: 800 soldados gringos para seguir apuntando contra la soberanía, la independencia y la autodeterminación del pueblo y del Gobierno venezolanos.

Hace parte de una escalada de agresiones, que parece interminable: después de su fracaso en las costas venezolanas, cuando fueron derrotados en su intento de incursión con mercenarios y terroristas el 3 de mayo, Tump (el jefe del imperio), su bufón Guaidó (el gran ladrón) y el gobierno de Iván Duque, alimañas de un mismo lodazal, mintieron negando su participación en el golpe fallido.

Vinieron, entonces, una tras otras, las siguientes agresiones:

-Un nuevo sabotaje eléctrico, que se proyectaría sobre el suministro de agua.

-El ataque de AT&T y Directv para dejar sin televisión a los venezolanos, obedeciendo órdenes de Trump.

-Las amenazas de bombardeos estadounidenses en alta mar a los cinco buques que traían gasolina desde la República Islámica de Irán. Los buques (Fortune, Forest, Petunia, Faxon y Clavel) llegaron exitosamente, culminando así un acto de solidaridad internacional de enorme significado para enfrentar el bloqueo gringo al suministro de repuestos y aditivos para el procesamiento del combustible y materializando una nueva y estruendosa derrota a la Casa Blanca.

-El robo de Citgo, un acto seudojurídico de piratería en el que el imperio usa a su desechable Guaidó para quedarse con los bienes del Estado bolivariano en el país del norte.

-Las maniobras de la Unión Europea y su falso interés humanitario en los migrantes venezolanos, en momentos en que éstos, abandonados a su suerte por los que auparon su éxodo inducido con fines desestabilizadores, regresan a su país con la ayuda del presidente Nicolás Maduro.

-La ofensiva del hipócrita José Miguel Vivanco y su mampara, Human Rights Watch, para tratar de desacreditar el exitoso cubrimiento de la pandemia de la cobid-19 por parte del Gobierno venezolano. En su labor de desinformación y mentiras, Vivanco ha contado con toda la ayuda de los medios colombianos, que no han cuestionado sus denuestos y alucinaciones.

-Y, ahora, el anuncio de tropas “élites” para asesorar a las Fuerzas Armadas colombianas.

No cabe ninguna duda de que el objetivo no es el “combate al narcotráfico”, constituido en señuelo y engaño, sino seguir acumulando preparativos para una intervención ilegal y violenta en la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Fuente: Luis Mena

Ultimas publicaciones