“Nada es Privado” el documental que devela el lado siniestro de internet y las redes sociales

El servicio de streaming estrenó este contundente film sobre el uso ilegal de datos personales de decenas de millones de usuarios de Facebook por parte de la compañía Cambridge Analytica con el objetivo de incidir en el resultado de varios procesos electorales.

“Nada es privado” (curiosa adaptación en español para un documental cuyo título bien podría traducirse como “El gran hackeo”) se centra sobre todo en una compañía (Cambridge Analytica / SCL), en dos elecciones de 2016 (el triunfo de Donald Trump sobre Hillary Clinton en 2016 y el triunfo del Leave en el referendum para el Brexit) y en algunas investigaciones mediáticas y legislativas, pero advierte que el efecto de la invasión a la intimidad es creciente, en casi todos los ámbitos y a escala mundial. Y, por más que cualquiera puede creer que “a mí esto no me va a pasar”, queda claro que se utilizó con fines manipulatorios la información de 87 millones de usuarios de Facebook y que la elección de Mauricio Macri en 2015 también contó con los servicios de esta controvertida compañía.

Tan polémico (por no decir ilegal) fue el accionar de ambas empresas que la todopoderosa Cambridge Analytica tuvo que cerrar sus puertas en mayo de 2018 (sobre todo después de la prueba contundente de una cámara oculta organizada por el Channel 4 británico) y hace un par semanas el gobierno de los Estados Unidos le impuso a Facebook una multa récord de 5.000 millones de dólares por violar la privacidad de sus usuarios.

El documental codirigido por Karim Amer y Jehane Noujaim (Startup.com, Control Room) funciona como “cautionary tale” (hay una moraleja respecto de la responsabilidad de cada individuo en la la cesión de sus datos con los sucesivos clicks sin leer los “términos y condiciones”) a partir de lo que uno de los testimonios define como “cleptocracias digitales” y también como uno de esos thrillers setentistas con énfasis en la paranoia.

Los protagonistas de este documental que tuvo su estreno mundial en el último Festival de Sundance son dos: por un lado, Brittany Kaiser, ex integrante de la campaña de Barack Obama que
se pasó “al lado oscuro” cuando ingresó como ejecutiva de Cambridge Analytica y tuvo un papel decisivo en la elección de Trump para luego renunciar y transformarse en informante con impactantes revelaciones de primera mano; y David Carroll, profesor de la Parsons School of Design, que demandó a esa compañía para que le devolviera sus datos personales.

El derrotero mediático, íntimo, legislativo y/o judicial es el eje de este muy sólido, inevitablemente (y afortunadamente) didáctico film que tiene como interesantes personajes secundarios a Carole Cadwalladr, investigadora del diario británico The Guardian/The Observer que siguió de manera obsesiva el caso; Christopher Wylie (otro de los arrepentidos); Julian Wheatland, ex ejecutivo de la empresa en cuestión; y los inevitables “malvados” de turno: Steve Bannon, Mark Zuckerberg y Alexander Nix, máximo responsable de Cambridge Analytica.

En algo menos de dos horas es imposible profundizar en todos los temas ligados a la manipulación
de la “Big Data” y las huellas digitales, pero “Nada es Privado” se mete de manera tangencial con cuestiones como las campañas del odio generadas vía Facebook desde Rusia, la investigación de Robert Mueller o el uso de las Fake News no solo en los Estados Unidos sino también -en muchos casos vía WhatsApp– en la campaña que llevó al ultraderechista Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil. Las artimañas son múltiples, los vehículos también; los riesgos crecen y la indefensión del individuo (ya sea por omisión o desconocimiento) se multiplican a niveles que intimidan.

Ultimas publicaciones

Comentarios